Dos veces

He tenido por política no repetir películas, ni libros, ni destinos ni nada. Con un mundo tan vasto y con tanto que no conozco, ni he visto, ni he leído; repetir lo conocido le roba tiempo a todo lo nuevo. Eso por un lado; por el otro, me jala esa mucha importancia que le he dado a la emoción embriagante de la primera vez, su unicidad y la sorpresa que resguarda. Sufro de la insaciabilidad de la que hablaba Sabines.

No tan negra

Antes yo no era negra, era solo una niña creo. Empecé a ser negra como a los 5 años, cuando me dijeron que no jugarían conmigo porque era muy negra o cuando en la escuela me forzaron a mirarme a un espejo para que dejara de negar que lo era o cuando todos piel contra piel hasta quedar yo de última me obligaron a entenderlo. Desde ahí comprendí cada vez que mi mamá decía el "es que el papá es negro" cuando nos miraban a las dos. Eso de ser negro es un tema entero para la gente. 

Significar

Decía Ricoeur que simbolizar es una actividad exclusiva del ser humano. Aprendemos a simbolizar y nos la vamos por la vida haciéndolo. Desde la antigüedad, el hombre adjudicó significados a todo a su alrededor, el entendimiento del mundo se dio a partir de esa simbolización.

Marcela

Uno de los pasajes más hermosos de Don Quijote es cuando Marcela se defiende de quienes la inculpan de no corresponder al amor de Grisóstomo.

Caverna

Hay quienes tuvieron la dicha de nacer en hogares profundamente educados, humanistas, deportistas, animalistas, vegetarianos y libres de gluten. A otros, la gran mayoría, nos tocó ser educados con una alta dosis de prejuicios, estereotipos y reglas morales que van contra toda la ola moderna de defensa de los derechos humanos. A nosotros nos correspondió reeducarnos, desaprender y, en muchos casos, hasta desdecirnos porque descubrimos que aquello que nos inculcaron promovía la discriminación de otros.