Seducime o dejate seducir

No se puede negar, somos animales instintivos así como seres emocionales, tanto hombres como mujeres participamos en el juego de las apariencias y el cortejo. ¿A quién no le halaga una mirada furtiva? y ¿quién en algún momento no se ha sentido tentado a lanzar una?