Quiero verla

Un pintor cubano me dijo una vez que mi hermoso tono de piel merecía pintarse. Dije gracias porque se supone que eso debo. Luego nos contó sobre las muchas ofertas de mujeres que querían ser retratadas. Las mujeres quieren que las pinten, que las admiren, decía el pintor.