Que se mueran los caballeros

Toma menos de un minuto darle la vuelta al auto pero es el tiempo suficiente para que piense en lo absurdo de esperar a que me abran la puerta, ahí está la manija y mi coeficiente no es tan bajo como para que no pueda abrirla.