Modelo Epistolar

Yo propondría que, del viejo mundo que dejamos, nos quedemos con eso de escribirnos cartas. A lo Cortázar y Pizarnik, a lo Frida y Diego, a lo Karol Wojtyla y Tymieniecka.