Ixcanul

En Ixcanul, María, la protagonista, mira fijamente el vacío. El vacío se llama futuro. El silencio es un protagonista, un silencio cargado de terrible resignación; así como Suma, en Girl Rising, se cuestiona una existencia restringida por el género, María sin decir nada, parece constatar que ser mujer es un destino maldito, no hay opción ni chance de elegir.