Caverna

Hay quienes tuvieron la dicha de nacer en hogares profundamente educados, humanistas, deportistas, animalistas, vegetarianos y libres de gluten. A otros, la gran mayoría, nos tocó ser educados con una alta dosis de prejuicios, estereotipos y reglas morales que van contra toda la ola moderna de defensa de los derechos humanos. A nosotros nos correspondió reeducarnos, desaprender y, en muchos casos, hasta desdecirnos porque descubrimos que aquello que nos inculcaron promovía la discriminación de otros.

Conmigo

Una de las transgresiones de mi adultez ha sido el baile. Transgresión porque la gente como yo no baila: lee, no tiene ritmo, huye de la socialización y se dedica a actividades ñoñas. He cumplido con todo a cabalidad pero el baile ha sido mi ruptura personal. La poca habilidad la he compensado con muchos años de clases, que no necesariamente significan que baile en esa proporción pero funcionan para darme la libertad de aceptar bailar en público.