Significar

Decía Ricoeur que simbolizar es una actividad exclusiva del ser humano. Aprendemos a simbolizar y nos la vamos por la vida haciéndolo. Desde la antigüedad, el hombre adjudicó significados a todo a su alrededor, el entendimiento del mundo se dio a partir de esa simbolización.

El lenguaje, vehículo que la posibilita, nos inaugura como humanos; así tenemos lenguaje, pensamos y luego existimos. No parece tan inverosímil la idea de Arrival, en la cual una nueva forma de lenguaje nos permitiría comprender el mundo desde otra dimensión.
Menciono Arrival porque, para mí, es fascinante cómo explica la necesidad de simbolización que tenemos como especie. No entraré en detalle sobre vacíos teóricos porque lo que me interesa de ahí es cómo la expresión del "Otro" es necesariamente siempre una traducción del "Yo" y, por su parte, la construcción de una nueva simbolización está mediada por la enseñanza de ese "Otro", todo muy a lo Lacan.
Me concibo a partir de la percepción del Otro, dice Lacan que de la Madre pero mi voz, esa que creo auténtica, es el conglomerado de muchos Otros. Como, a su vez, yo soy parte de la construcción del Otro, lo construyo a través de mi deseo como él me construye por su propio deseo. Una perfecta simbiosis. Así el lenguaje nos crea y nos dimensiona, casi como un octópodo pacífico dándonos la receta para comprender la dimensión del tiempo.
¿Qué necesitás? Pactemos, te concretizo tu deseo y concretizás el mío. Todo parece muy cuerdo, el problema del deseo es que no es posible desear aquello que ya se tiene, concretizarlo significa que dejará de ser y como deseo debe ser trasladado a otro objeto que no se tenga. Sabines nos llama amorosos por esa búsqueda inacabable en la que vivimos, buscando siempre pero nunca hallando.
Y eso hacemos por la vida, buscamos y significamos como una actividad natural y recurrente. De tanto hacerlo, llega el punto en el que todo queda nombrado y todo significa.  Una canción, un olor, un lugar, todo significa algo y el recuerdo, en muchas ocasiones, lo ancla a sentimientos del pasado. Entonces se hace indispensable destrabar, descodificar y resignificar para así poder seguir.
Significar, designificar y resignificar. Enjuague y repita porque es necesario. 
Me gusta que en Arrival una raza alienígena enseñe un nuevo lenguaje y que, apartir de él, la estructura de pensamiento humano haya sido transformado; casi como cuando éramos niños y el lenguaje nos enseñó el mundo.